puerto olímpico barcelona

5 planes originales para unas vacaciones en barco en Barcelona

Barcelona es una ciudad conocida en el mundo entero: con su clima mediterráneo, sus hermosas playas y su ambiente festivo, son pocos los turistas que se resisten a visitarla. Además, tiene la gran ventaja de que es fácilmente accesible en cualquier medio de transporte: hay vuelos directos y trenes desde las grandes ciudades, numerosos cruceros paran en sus aguas… Pero, sin lugar a dudas, la forma más especial y bella de conocerla es navegando.

Visitar Barcelona en barco

La Ciudad Condal cuenta con una extensa línea de costa que merece la pena verla desde el mar, y por ello se ofrecen numerosos tours en barco desde el puerto de Barcelona que suponen una experiencia “la mar” de interesante (valga la redundancia).

Pero, además de barcos profesionales, el puerto olímpico también contempla la opción de amarre de barcos para particulares: por tanto, si eres de esos afortunados que cuentan con un yate o velero propio, solo tienes que consultar el precio de amarre para barcos para poder visitar Barcelona por tu cuenta.

¿No sabes qué ver? Aquí te dejamos una lista de planes originales para cuando pises tierra firme.

1. Ve a una playa naturista

Barcelona tiene nueve playas a lo largo del litoral mediterráneo y todas cuentan con la bandera azul de excelencia de la UE por la calidad del agua y los servicios. Entre ellas, se incluyen además algunas playas nudistas para aquellos lugareños y turistas a los que hasta el bañador les sobra cuando hace calor. Las arenas doradas de la playa de la Mar Bella o de San Sebastián son los lugares a los que acudir para trabajar el bronceado integral. Si prefieres una playa normal, la más conocida es la Barceloneta.

2. Refréscate en el bar de hielo

Tras una sesión de bronceado en la playa, puede que te apetezca la oportunidad de refrescarte… Y qué mejor opción que Icebarcelona, el bar de hielo que está justo en el Puerto Olímpico de Barcelona.

Disfruta de una copa congelada mientras te relajas, pero ponte un abrigo sobre el bikini o pronto te parecerás a una de las estatuas de hielo talladas a mano (encargadas a renombrados escultores internacionales), pues las temperaturas en el interior son bajo cero.

3. Barcelona desde el cielo

Hay pocas cosas que puedan competir con las vistas de una bella ciudad desde el mar, pero una de ellas es verla desde el cielo. El parasailing es una forma estupenda de hacer fluir la adrenalina mientras se hace turismo, y contemplar Barcelona desde el aire es una oportunidad única que merece la pena experimentar al menos por una vez. Varios establecimientos del puerto ofrecen paquetes de parasailing para sobrevolar la ciudad y verla como nunca antes la había visto.

4. Pasea por la Rambla

Este plan no es original como tal, pero es que no se puede visitar Barcelona sin pasearse por la calle más famosa de la ciudad. La Rambla conecta la plaza Colón (cerca del puerto de cruceros) con la plaza de Cataluña, donde comienza el principal distrito comercial.

Es un espacio amplio, arbolado y exclusivo para peatones que, desde hace una década, se ha convertido en uno de los favoritos de barceloneses y turistas. Gracias a sus músicos callejeros, vendedores de flores y fantásticos restaurantes, es un hervidero tanto de día como de noche.

5. Visita calas cercanas

Una vez que abandones el puerto de Barcelona, no puedes perderte alguna de las bellísimas calas que la costa catalana tiene que ofrecer, como la Cala Futadera o la Cala Aigua Xelida. Las playas de estos hermosos paraísos naturales de difícil acceso por tierra rodeadas de pinos y de aguas cristalinas no te dejarán indiferente.

¡Comparte!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Se usan cookies para crear la mejor experiencia de navegación posible para los visitantes del sitio viajaenblog.com. Haciendo clic en Aceptar, confirma estar de acuerdo con el uso de cookies.